Add to favourites
News Local and Global in your language
18th of July 2018

Tecnología



Amor virtual: tan real como el físico

El mundo de las relaciones amorosas y la virtualidad tiene tantas historias como usuarios de la red. Los sitios web dedicados al amor y las redes sociales son un nuevo medio que permite conocer y establecer vínculos emocionales, pero ¿es posible consolidar relaciones sólidas a través de la pantalla?

Andrés Felipe Marín Cortés, psicólogo, investigador de temas virtuales y docente de la Universidad de San Buenaventura nos compartió sus apreciaciones sobre este tema.

Lo primero que destaca Andrés es que el amor posmoderno, el de hoy, es diferente al amor moderno, el de ayer. Antes el amor surgía como un evento fortuito del destino, los enamorados se encontraban por casualidad y e l vínculo entre ellos era único y eterno. Como pasó con la mayoría de nuestros abuelos. La tecnología 2.0 cambió la forma de interactuar, de conocer a los demás, la percepción del enamoramiento y, por supuesto, las dinámicas de las relaciones que si bien siempre han estado mediadas por dispositivos (carta, telegrama, teléfono), el internet es un asunto relativamente nuevo que nos enfrenta a diferentes condiciones:

Inmediatez

El mundo funciona más rápido. Ya no hay que esperar días para recibir la respuesta a una carta de amor. Hoy, una hora es mucho tiempo para esperar la reacción a un “te amo” enviado por WhatsApp.

Monitorización

Hace falta un clic para saber dónde está el otro y para que todos sepan dónde estoy yo, maniobra que influenciada por los celos lleva al control de la pareja.

Relaciones sin cuerpo

Lo cibernético anula el cuerpo. Es usual estar en constante conversación con amigos o contactos que nunca hemos visto de forma física.

Singularidades comunes

En internet se pueden encontrar gustos y opciones para todos. Conocer a quiénes se parecen o tienen afinidades es cada vez más simple.

Lea también: ¿Conseguir pareja en Tinder? Sí se puede

La virtualidad abre el abanico de posibilidades para encontrar el amor, y también vuelve las relaciones más efímeras. Sin embargo, como en la dimensión física, para entablar relaciones hace falta forjar un vínculo entre la pareja, uno fuerte, que una y que permita construir el amor. Esos vínculos se generan a través de experiencias compartidas que pueden resultar en actividades cotidianas por video llamada como cenar juntos, a la misma hora y el mismo menú, ver el mismo programa de televisión al mismo tiempo, tener sexo virtual, entre otras.

“Todas las relaciones amorosas son fantasiosas en algún punto”, afirma Andrés, refiriéndose a que cuando uno se enamora lo hace de la idea que tiene del otro y el hecho de que en la virtualidad el cuerpo no esté presente solo le adiciona un poco de fantasía para quienes la corporalidad no es indispensable.

Son muchos los sitios y aplicaciones para conocer gente. Algunas como Tinder tienen como fin un encuentro casual y sexual y son frecuentadas por las generaciones más jóvenes. Otras, como Match.com tiene el amor como objetivo y es comúnmente usada por mayores de 40 años que ven en la plataforma una oportunidad para abrir los círculos sociales cuando la edad ya no les presenta tantas oportunidades de relacionamiento.

Lea también: Todo lo que pasa en internet mientras usted lee esto

Generaciones virtuales

Las nuevas generaciones conocen el mundo virtual más que los adultos. Explicarles cómo funciona podría resultar inoficioso y de poca receptividad. Sin embargo, educarlos sobre las consecuencias e implicaciones del mundo digital es una tarea que padres y educadores deben tener presentes.

El recomendado del docente Andrés Felipe Marín es resaltar las conductas de autocuidado frente a las condiciones humanas más que frente a la virtualidad. Es decir, recordar que lo que pasa a través de la pantalla es una expresión más de la persona y que, como en la dimensión física, existen individuos buenos, amables, desconsiderados, egoístas, mal intencionados, etc., por ende hay que conocer bien al otro antes de confiar, de revelar información íntima, de enviarle una foto o de considerarlo un amigo, así la etiqueta de Facebook diga “friends”.

El sitio web de la Policía Nacional sugiere que también es importante hablar de los riesgos latentes en la red como grooming, el ciberbullying o la adicción, y entablar reglas con los hijos sobre el uso del internet, así como supervisar el uso de dispositivos móviles y conversar con los hijos sobre la información que están compartiendo y los contactos que están generando.

Facebook y celos

Hoy casi todas las relaciones tienen una dosis de virtualidad gracias a las redes sociales. Son un vehículo para mantener el contacto y compartir experiencias, sin embargo, pueden ser perjudiciales para relaciones que estén mediadas por los celos.

La posibilidad de controlar la vida del otro, de monitorear los likes o nuevos contactos o incluso de incurrir en actos ilegales como revisar los chats privados no solo llevan la relación a un deterioro y constante sufrimiento para el celoso y el celado, sino que pone a la pareja en un debate moral que enfrenta la confianza con el derecho de la intimidad.

Esto no quiere decir que las redes sociales sean malas, sino que a través de ellas se puede evidenciar cierto tipo de violencia simbólica que, de existir, sería recomendable evaluar el tipo de relación que se tiene, más que descartar la red social.

Read More




Leave A Comment

More News

elcolombiano.com -

Tecnología

RSS Agregación ABC

Noticias de la Ciencia y la

Disclaimer and Notice:WorldProNews.com is not the owner of these news or any information published on this site.