Add to favourites
News Local and Global in your language
22nd of July 2018

Mujer



La infertilidad emocional o cuando tu pareja no quiere tener hijos

La infertilidad emocional o cuando tu pareja no quiere tener hijos

Internet está plagado de historias, de información, de recursos para reforzar la pareja durante el proceso de buscar un bebé, vídeos de mujeres (mayormente, pero también hombres) relatando el duro proceso y un largo etcétera.. (y bienvenido sea) Y después está la historia que nadie cuenta: la infertilidad emocional. 

Este término lo acuñé en un intento de ponerle humor y amor a una situación que me estaba arañando el alma, y se refiere a la falta de instinto ma(pa)ternal de nuestra pareja. Puede resultar una situación normal teniendo en cuenta que en España al menos el 25% de la población ha decidido renunciar a la ma(pa)ternidad. La vida es un suspiro, y es nuestra responsabilidad vivirla tal y como queremos.

‘No, yo no quiero tener hijos’- y tu mundo se derrumba. ¿Cómo puede ser? Quien tú has elegido para vivir cada momento de tu vida no está preparado.

Cómo afrontarlo infertilidad

Calma. Después del shock llega el momento de tomar las riendas de la situación. 

1. Prioriza. Piensa en frío. No es lo mismo querer ser madre, que querer tener un hijo con tu pareja. La diferencia está en la prioridad que damos a nuestro deseo independientemente del otro. 

2. Mereces lo que sueñas. Como decía antes, la vida es un suspiro, y parece que, cuando éramos pequeños, a alguien se le olvidó decirnos que la tarea obligatoria no eran los deberes, son nuestros sueños. Siéntete libre de desearlo, y de desearlo con todas tus fuerzas. Y ponlo en el lugar que corresponde para tí (lee con atención: tu lugar, el orden de tus sueños, que nada tiene que ver con el de tu pareja). Esto, para mí, es lo más importante porque es fácil caer en las prioridades del otro olvidando las nuestras. 

3. Verbaliza. "Tener un útero vacío, créeme, a veces duele". Pon palabras a lo que te sucede. No tengas miedo de decir ‘quiero ser madre’ o ‘quiero ser padre’. Y ponle un grado de importancia, el que sientas. Tu pareja necesita saber cómo y cuánto de importante es para tí para poder entenderlo. 

4. Toma decisiones.  Este es el punto donde, muchas parejas, deciden seguir hacia delante mientras trabajan por encontrarse en un punto intermedio. Esto puede llevar algunos meses, un año, o dos.. Hay quien solo necesita tiempo. Otras deciden tomar caminos diferentes. "Puedes reconstruir un sueño, adaptarlo al otro, compartirlo...Pero sigue siendo tuyo." No es fácil, a veces estos se encuentran de cara, se enfrentan y no vemos forma de encajarlos. Os propongo un ejercicio más abajo.

5. Renuncia. Hay que tener las ideas muy claras cuando renuncias a tu deseo. "A renunciar se aprende’". Creo, firmemente, que la renuncia lleva implícita la humildad, la entrega, el amor, la madurez y la responsabilidad.  Piénsalo y, únicamente, cuando sepas que bajo ninguna circunstancia harás a tu pareja responsable de tu decisión, hazlo. Renunciar no significa perder. 

6. ¡A por todas! Si has decidido tomar las riendas de tu deseo, tranquila/o, la ma(pa)ternidad no acaba aquí. Valora la vía de la adopción, la inseminación artificial, o incluso anímate a ser familia de acogida. Creéme, no importa si tu hijo viene de París, de tu vientre, o de Etiopía. Tu corazón se abrirá ante un nuevo camino lleno de sentimientos incondicionales. En especial todas las mujeres que se sienten madres mucho antes de serlo físicamente. Y aún hay quien se pregunta si el reloj biológico existe. A todos vosotros, os invito a que escuchéis nuestro ‘tic-tac’... Y por ti, que llenarás mis noches de desvelos. 

* Ejercicio. Coged un mapa. Pon tu casilla de salida en una ciudad del sur, por ejemplo, y escribe tu deseo en una ciudad que no quede muy alejada. Tu pareja deberá seleccionar una ciudad que esté más al norte. La distancia dependerá de lo lejos o cerca que se sienta de tu deseo. Ahora tenéis que reencontraros. Uno de vosotros dispone de un billete con un solo viaje en transporte público, el otro tiene una bicicleta. Imaginaos que esta situación es real; buscad la manera de reencontraros en esa ciudad-deseo, negociad quien usa qué, cuándo y cómo.. Recuerda que tu pareja se encuentra a muchos más kilómetros de tu ciudad-deseo que tú. Una pista: Empatía.

Artículo escrito por Silvia Hernández, periodista y asesora de maternidad

Read More




Leave A Comment

More News

SerPadres.es

PeopleEnEspanol.com:

ELLE Site

Noticias sobre Mujeres

Disclaimer and Notice:WorldProNews.com is not the owner of these news or any information published on this site.